+34 697 576 726 monica@monicasalvador.com

Hola, soy Mónica

mentora para el cambioy estoy aquí para ayudarte a encontrar tu pasión y vivir de ella

Todos tenemos algo que nos diferencia…

Creo que todos tenemos algo que nos hace únicos y especiales, el día a día hace que no seamos conscientes de este hecho y lo pasemos por alto.

Nos escondemos detrás de nuestros miedos  y limitaciones pero si estás aquí es porque ha llegado  el momento que te reconozcas, que te quites la máscara y descubras tu verdadero potencial.

¿Comenzamos?

Mónica

 

¿Por qué trabajar conmigo?

 

Llevo más de 6 años ayudando a personas en el proceso de reinventarse y encontrar su pasión. Yo misma he pasado por esto y sé lo dificil que es.

No te voy a engañar, a veces el plan A no resulta como planeamos  y tenemos que pasar al plan B o al C, pero esa es la vida, cambios constantes y aprendizaje, lo importante para mí es que te guste lo que hagas y  sientas que estás aportando algo a los demás.

Soy Mónica Salvador y esta es mi historia

Me gustaría contarte una historia, mi pequeña historia profesional.

Pero antes quiero preguntarte algo: ¿Crees en la suerte?

Para mí, la suerte la creamos día a día con nuestra actitud ante las circunstancias que se nos presentan.

Empecé mi carrera profesional muy joven y trabajé para multinacionales durante 22 años. En ocasiones abrí camino para otras mujeres ya que con 22 años fui la primera mujer en un puesto de delegada de ventas en una multinacional en España.

En varias etapas de mi anterior vida profesional,  combiné el trabajo con la formación y también con mi faceta de madre de familia numerosa, (sí, tengo tres hijos). Hoy, cuando miro atrás, veo lo dificil que fue en determinados momentos pero mi convencimiento de que podía hacerlo y mi voluntad de crecer en todos los aspectos pudieron con todos los inconvenientes. 

Hace unos años algo empezó a moverse en mi interior, sentía que podía hacer mucho más de lo que hacía, no me sentía realizada con mi trabajo. No quiero quejarme, me gustaba mi  trabajo, pero algo en mi interior me decía que había otra forma de hacer las cosas. Siempre trabajé en empresas “masculinas”, lo cual era complicado siendo mujer y madre, ya que en muchas ocasiones me costaba encajar en las políticas empresariales.

Aunque sabía que quería un cambio, yo no pensaba moverme de donde estaba. Trabajaba en una buena empresa, tenía un buen sueldo, un trabajo “seguro” y salir de la zona de confort con tres hijos no es  fácil. Además, no tenía ni idea de lo que podía hacer.

Así que el universo decidió enseñarme algo para que pudiera salir de la zona de confort y aprender que no hay nada “seguro”, que todo cambia continuamente y que hay que estar preparado para aceptar y aprender de esos cambios. 

La empresa en la que trabajaba sucumbió ante la crisis y cerró con 5700 personas que terminaron sin trabajo. Así que no me quedó otra que cambiar el chip. Bueno, a mí y a un montón de compañeros. Al principio me quedé impactada, busqué algo similar a mi trabajo y lo conseguí, en 30 días trabajaba en otra multinacional y eso en medio de la famosa “crisis”. Estando allí me di cuenta que algo había cambiado en mí, ese trabajo no era lo que quería, no me sentía realizada, no cumplía con mis valores, no me dejaba desarrollar mis capacidades… Fui consecuente con lo que sentía y dejé el trabajo a los 6 meses. 

Todo el mundo,incluido mi marido, pensaba que estaba loca pero estaba decidida a iniciar mi búsqueda personal y profesional, era el momento.

Al principio no tenía ni idea de cual era mi camino así que empecé a realizar cursos para ver si se me encendía la “chispa”, afortunadamente se cruzaron personas que veian cosas en mí que yo ni sabía que estaban y sólo tuve que estar atenta y el camino fue apareciendo. 

Finalmente logré reinventarme y trabajar en lo que me apasiona. Lo que me motiva cada día es aportar motivación y conocimiento a otras personas que también estan en el proceso de búsqueda que estaba yo. Sé perfectamente lo difícil que es hacerlo y que se puede hacer solo pero si alguien te acompaña en el proceso, es mucho más fácil y rápido.

Sé perfectamente lo difícil que es hacerlo y que se puede hacer solo pero si alguien te acompaña en el proceso, es mucho más fácil y rápido.

Una vez aceptas lo que tienes que hacer y decides seguir tu camino, todo empieza a fluir y aquello que te parecía imposible, de pronto sucede. 

Pero aunque yo te acompañe, se trata de un viaje hacia el interior, debes descubrir lo que tienes dentro y mostrarlo al mundo y que, además, te permita vivir de ello.

Ahora quiero que para tí sea más fácil, los emprendedores tenemos en común la soledad, trabajamos muchas veces solos por es es importante buscar un apoyo que nos motive a continuar.  

Si algo de esto resuena en tu interior, sigue conmigo, no voy a contarte milongas ni a venderte humo con una cuenta atrás.

Sólo quiero que avances y encuentres tu propósito de vida

Si quieres que trabajemos juntos sólo tienes que reservar un café conmigo